…SOMOS PRIMERAMENTE UNA COMUNIDAD CRISTIANA…

En este caminar compartido entre alumnos y alumnas, padres, madres y apoderados, docentes y Asistentes de la Educación, no nos podemos olvidar de nuestros sentidos fundamentales, somos una comunidad educativa, pero antes somos una comunidad cristiana. La Iglesia nos regala una hermosa fecha del calendario eclesial, que nos permite centrarnos en ello, es la fiesta de Pentecostés. Para los católicos es una de las fechas más importantes del calendario litúrgico luego de la Pascua y Navidad.

En pentecostés El Espíritu Santo, prometido por Jesús en la última cena, llega para quedarse con nosotros, darnos protección, iluminación en nuestra fe y en nuestra vida y para proporcionarnos la fuerza necesaria para que como cristianos testimoniemos la Buena Nueva y la propaguemos en el mundo.

No olvidemos que como colegio Católico somos una obra de nuestra Iglesia y ello nos interpela y compromete a todos, docentes, asistentes de la educación, familias, alumnos y alumnas a trabajar e involucrarnos en este mandato.  Primero, transformándonos en comunidades “donde se viva, profundice y se celebre la fe”. Por ello, buena parte de nuestras energías, y por sobre todo nuestro “sello”, nos orienta a crear una serie de actividades para todos los integrantes de la comunidad: jornadas pastorales de básica, retiros de cursos, jornadas de padres para el primer ciclo, eucaristías de cursos, eucaristías en fechas importantes, ciclo de confesiones de alumnos, celebración del mes de la María, el mes de la solidaridad, Encuentro Matrimonial, El grupo de acólitos, el movimiento JUVI, y desde ahora el MiniVi ( Miniviatores), movimiento religioso que atiende a los alumnos de 1° a 3° básico. Pero tenemos igualmente el desafío de contribuir a llevar un mensaje de esperanza a los más necesitados. Por ello, tenemos una potente pastoral social, que gestionada por alumnos y alumnas mayores, más un grupo de docentes, va a entregar la ayuda solidaria y a dar testimonio de nuestra fe. En este plano se destaca: la ruta calle, el trabajo con el Hogar de Cristo; el trabajo con el hogar María Ayuda; el trabajo con el Asilo de Ancianos, entre otras actividades.

Necesitamos cada día fortalecer y cultivar nuestra fe, en lo personal y familiar; igualmente el mundo necesita urgentemente conocer el mensaje de Jesús, por ello se les anima a participar en las diferentes actividades programadas por nuestra Pastoral colegial, y junto con ello, igualmente se les invita a sumarse activamente en   las diferentes actividades de la pastoral social.

Llevemos con alegría el mensaje de Jesús Salvador a nuestra sociedad y redescubramos el poder de protección, de consuelo y ayuda del Espíritu Santo en nuestras vidas.

 

Humberto Guzmán Maldonado

Rector